Ads Top

Productos argentinos no pueden ingresar a Europa por no poder reducir la Huella de Carbono

25/06/2018-  Mientras el mundo se compromete a reducir la huella de carbono, Argentina se ve frenada por su alta emisión de gases contaminantes. La clave para su reducción: la intermodalidad entre transporte marítimo y ferroviario. El camión, la principal fuente de emisión de gases contaminantes.



Las exportaciones argentinas se encuentran en jaque. El compromiso para reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) afecta de manera directa a la producción nacional y dificulta su ingreso a varios países de Europa y Japón.

La huella de carbono se mide no solo en el proceso de producción sino también en la logística. Para bajar el impacto ambiental, la solución se encuentra en integrar ferrocarriles con transporte fluviomarítimo. Estos medios se encuentran entre los de baja emisión, mientras que el camión es la principal fuente de gases contaminantes.

Frente a los nuevos compromisos de reducción de GEI, Argentina se verá obligada a introducir medidas orientadas a mantener la ‘competitividad’ de la producción nacional si se desean mantener los mercados externos.

Se observa, además, que la canasta de exportaciones potencialmente afectada por esquemas de medición de huella de carbono representa alrededor de un cuarto de las exportaciones argentinas al Reino Unido, Francia, la Unión Europea, los Estados Unidos y Japón.

El promedio de las exportaciones de estos productos con destino a la Unión Europea alcanzó los 2.818 millones de dólares en el período 2007 - 2010, lo cual representa el 29,1% de las exportaciones argentinas de productos afectados al mundo. Los Estados Unidos, por su parte, explican el 11,1% de las exportaciones totales de productos afectados, mientras que Japón sólo representa el 2,1%. Francia y el Reino Unido por sí solos explican una parte pequeña de este comercio: 1,8% y 2,4%, respectivamente.

Los sectores productivos más vulnerables corresponden a la miel, jugos de frutas, té y manzanas y peras como así también a las carnes bovina, porcina, ovina y sus preparaciones, cítricos, frutas, hortalizas y sus conservas y aceite de oliva.

La solución en el transporte intermodal
La clave para reducir la huella de carbono es la intermodalidad de transporte. La logística de largas distancias debe realizarse por medios ferroviarios, relegando el camión a distancias cortas, aumentando su eficiencia.

En transporte terrestre, el ferrocarril es el único medio que puede complementar al camión y colaborar con su eficiencia. En la actualidad, el 92% de la logística productiva se realiza en camiones, mientras que solo el 6% se realiza por trenes de carga y el 2% restante por vias fluviales.

El camión representa el medio más contaminante respecto al consumo de combustible por kilómetro, y su consecuente emisión de gases de efecto invernadero. 

En cuanto al ferrocarril, se considera junto con el transporte fluvial como un medio de baja emisión, gracias a sus altas capacidades de carga. Un tren de 60 vagones implica el equivalente a 100 camiones acoplados, lo que se traduce en 100 fuentes de emisión que se reducen en proporción.


Datos de exportación: Terminal-C
Redacción: Rieles Argentinos


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.